De oficio reportero: No se hace en ningún país


Por Raúl Sánchez Carrillo

Pretender atajar a los anarquistas , vándalos delincuentes , que destruyen y atentan en contra de la propiedad, que no respetan absolutamente nada y que creen que la autoridad les teme, es además de la realidad en la capital del país, lo que no se hace en ningún país del mundo.

Lo anterior es solo la primera reflexión de que cuando una autoridad esta incapacitada o timorata de cumplir con su obligación, vienen las ´´disculpas´´. ´´Hubiera sido peor si hay represión´´. ´´No vamos a atentar contra los derechos humanos´´ y otras frases ya escuchadas por autoridades de la capital o desde la presidencia de la República.

Lo visto en las marchas del 15 de septiembre de mujeres indignadas por tanto asesinato de ese género. Por las violaciones y abusos en contra de ellas. La del V Aniversario de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa y en la marcha pro aborto a nivel nacional, en donde decenas de encapuchados vestidos de negro, mujeres y hombres armados con juguetes de agua a presión, pero cargados con gasolina, con barras, con tubos, con botes de pintura en spray, con piedras que lanzan para romper cristales no importa el grueso o la altura, hasta que los pulverizan, han sido manchadas por los vándalos llamados anarcos.

Daños millonarios en monumentos históricos, comercios, restaurantes, bancos, edificios privados  y públicos son el saldo interminable y que para mañana a esta hora, amigo lector, será motivo de mas suma de daños para este 2 de octubre y el recuerdo de la llamada matanza de Tlatelolco, como una mas en esta impunidad que promueve el gobierno , en lugar de aplicar la ley. Hacerlo, es su obligación, misma que omiten y que se convierte en delito cometido por la autoridad que esta para corregirlo.

Nadie hasta hoy, sabe que a que rumbo llevan estos actos. Al de la anulación de la ley. Al de la impunidad que puede desembocar en reacciones graves de parte de la iniciativa privada o de la sociedad en su conjunto. Nadie lo sabe. Solo lo temen.

Pero lo que también es cierto es que en ningún país del mundo se omite aplicar la Ley.

sanchezcarrillo.tv

 

 

 

 

Previous Se comenta solo con...2 de octubre
Next El contrabando de armas a México y la enorme necesidad de combatirlo...